Una tarde en Cheste

El concurso del iGEM exige una parte de seguridad o prácticas humanas. A lo largo de los años, cada equipo ha ido mejorando y ampliando esta parte del concurso hasta llegar a realizar cosas sorprendentes.

El equipo iGEM valencia 2012 le pareció interesante realizar una serie de actividades enfocadas para los más pequeños. En estas actividades se quería dar a conocer/ ampliar el concepto del ADN y la biología sintética.  Se eligieron a lo más pequeños ya que es una manera de intentar transmitirles curiosidad por el campo, además de conseguir que aprendieran conceptos e ideas nuevas.

Dependiendo de cual fuera la edad de cada niño, se plantearon diferentes explicaciones y juegos.

 

Para lo más pequeños, se pensó en explicarles que era el ADN y porque todo el mundo lo tenía. Una vez lo niños escucharon la explicación, con fotos para que les resultara más sencillo, se dio paso al juego: ¡A pintar!. Este juego consistía en que tenían que pintar las bases complementarias una molécula de ADN gigante.

El siguiente juego planteado consistía en pintarles una base complementaria en la cara, de manera que cada niño tenía que buscar a otro que tuviera la base complementaria a la suya.

Para niños entre 6 y 9 años se optó por preguntarles que sabían sobre el ADN, dependiendo del nivel otorgarles mayor información o aclararles aquella que ya conocían. Se les enseño que todos los seres vivos tienen ADN y esté se podía modificar.

El primer juego que se hizo fue con animales recortables. Consistía en que cada niño tenía que combinar diferentes animales obteniendo diferentes combinaciones. Seguidamente, se colocaron a los niños en dos filas, obteniendo la fila con ADN y no ADN. Con la ayuda de fotografías, la fila que no correspondiera esa fotografía corría a por aquella que si era correcta.

Para concluir, las últimas actividades fueron dirigidas a niños entre 10 y 13 años. Como siempre, primero se preguntó que sabían sobre el ADN y si conocían algo relacionado con la biología sintética. Una vez lo niños respondían, los participantes en estas actividades se les explicaba correctamente las respuestas incorrectas, también se les decía en qué consiste la biología sintética y a qué se dedica.

El juego consistió en separar a los niños en dos grupos, cada uno tenía una base complementaria de ADN dibujada en la cara. Al lado de cada grupo habían globos llenos de agua. De esta manera solo se permitía mojar a la base complementaria, ganaba aquel que hubiera mojado más a su base complementaria.

El objetivo de realizar estas actividades fue aprender a transmitir los conocimientos, que se entendieran mientras los niños (y no tan niños) aprendían mientras se divertían.

Anuncios

Experiencias en el iGEM

¡Hola a todos!  Soy Meritxell Notari y tengo 25 años (casi 26), soy licenciada en biología por la Universitat de València posteriormente especializada en genética. Participé en el iGEM en el año 2008 con el proyecto llamado “The hot yeast Project”  (http://2008.igem.org/Team:Valencia) y voy a contaros cual ha sido mi experiencia en la biología sintética hasta el momento:

Mi aventura en el iGEM empezó en el curso 2007/2008 en una clase de genética molecular, dónde un chico, llamado Arnau, nos presentó un nuevo concepto en biología llamado biología sintética en general y el iGEM en particular. Tras esto, lo primero que pensé fue: ¿Qué raro no? ¡Estaría muy bien participar en este proyecto!. En ese curso, 2007/2008, formaba parte del Departamento de bioquímica y biología molecular de la Universitat de València, como alumna interna, con la profesora Mercè Pamblanco. A ella le comenté la idea de embarcarme en este mundo, su respuesta fue inmejorable y ayudándome en todo lo que pudo: contactando con los advisors, cuando se realizaban los cursos y jornadas de biología sintética… y a partir de ese momento todo fue rodado hasta llegar al magnifico día en que me comunicaron que: formas parte del equipo Valencia – iGEM’08.

El proyecto con el que participamos es el llamado “The hot yeast Project” en el cual, caracterizamos una levadura que podía mantener su temperatura y, por consiguiente, su cultivo sin el aporte de energía externa, es decir, sin electricidad. Caracterizamos diferentes cepas de levadura con la proteína UCP1 (control positivo, control negativo y dos cepas con diferentes deleciones), proporcionadas por Eduardo Rial del CIB-CSIC. Efectivamente, estas cepas eran capaces de incrementar la temperatura de su medio de cultivo. Además, caracterizamos su cinética de crecimiento y los resultados de incremento de temperatura se ajusta con la cinética de crecimiento característica de cada cepa. Es decir, cuanto mayor es el tiempo que tardan en completar la fase de crecimiento exponencial, mayor es el tiempo que tarda en aumentar su temperatura. Los controles, tanto positivo como negativo, no aumentan en ningún caso su temperatura, sino que siguen un descenso progresivo de la temperatura, tal y como se espera según la ley de enfriamiento de Newton. Estos resultados están todos plasmados en el artículo publicado en la revista New Biotechonology (Vol. 26, N. 6, December 2009) que lleva por título: “Yeast cultures with UCP1 uncoupling activity as a heating device” .

Mi principal tarea era trabajar en el wetlab, aunque como éramos pocos, todos realizábamos todas las tareas necesarias para llevar a cabo los objetivos del proyecto.

Fue un verano (junto con parte de la primavera y otoño) magnífico que no cambio por nada del mundo y que estaría dispuesta a repetir. Todos los recuerdos que guardo, los muy buenos (visita a NYC con mis compañeros, cenas, pisos, resultados esperados…), los buenos (ver el trabajo recompensado por todos) y los menos buenos (rifirrafes que ocurren en toda buena familia), son únicos e irrepetibles y de los cuales aprendes para tu día a día.

Cierto es que siempre existen cositas que cambiarias pero no lo tomo como negativo, sino como pequeños detalles que puedes cambiar y mejorar, los tomo como un aprendizaje.

Cuando se termina el iGEM, cuando estás en Boston es como pensar: ¡chicos que esto se termina! ¡Modo aprovechamiento del tiempo al máximo!. Siempre conservas recuerdos, fotos con tus compañeros, teléfonos que nunca borras de tu agenda… y todos estos son comunes a unos pocos afortunados que tenemos la opción de participar en el iGEM. Tras mi paso por el iGEM siempre he estado vinculada a las posteriores ediciones del mismo, bien por las jornadas de biología sintética, por diferentes proyectos que he tenido el placer de compartir con diferentes componentes del iGEM’08, por charlas para explicar el proyecto… es un sentimiento del cual no puedes desprenderte con facilidad y del cual no quiero desprenderme.

A pesar de la coyuntura actual, es siempre un punto a favor el tener nociones de biología sintética y de haber participado en el iGEM, ya que, a pesar de que el mundo es muy grande el de la biología sintética no lo es tanto. Gracias al proyecto iGEM participe por un tiempo en el proyecto BioModularH2 y este me animó a retomar los estudios en el ámbito de la genética y ser capaz de aventurarme en ciertos proyectos que, anteriormente al paso por el iGEM, no hubiera sido capaz de embarcarme.

Por esto es una experiencia que no cambio por nada y recomiendo encarecidamente a todos participantes y estudiantes que deseen participar e iniciarse en el mundo de la biología sintética. Para mi vivir de la ciencia es un sueño y este es un muy buen comienzo para saber si realmente puedes vivir tu sueño y no soñar tu vida.

Meritxell Notari

Miembro equipo Valencia-iGEM 2008

Biohacking: Do it yourself!

Despite of being a nascent discipline which is yet to be consolidated (not in vane, the massive sequence data obtention and analysis, as well as the metabolic network characterization employed for modelling, are quite recent breakthroughs) snythetic biology is in a position in which is able to influence in many social groups and disciplines as our present case shows us. .

Biohacking was born at the begining of the past decade almost parallel to synthbio (the first open biohacking meeting took place in March 2000) with a firm, radical principle: considreing that the current research structure based basicly in universities and companies is nocive for progress and knowledge democratizing. Due to this, biohackers or “garage genetists” claim another kind of research. These researcher are mostly professional who get tired of ordinary investigation, but they also include autodidact who do not work profesionally on molecular biology but who have decided to join to an enterprise ruled by two fundamental principles: the “do it yourself” spirit (not in vane, many reactants, protocols and equipments are made by biohackers themselves as can be seen on the homemade PCR equpment below seen in futurecamplab.com, being able sometimes to create a full lab for ridiculous costs) and open collaboration: Creative Commons license is ubiquous, everthing is shared and everone gives theis opinion in order to improve.

Imagen

Almost all the biohacking investigations take E.coli as their base (despite of this, many other organisms have gained their own foothold),. All kind of research can be found on biohacking initiatives: biofuels obtention, diagnose methods for iron metabolism diseases, bacteria able to detect the presence of melanin on even new vaccines developpement. Due to this enormous chances, many biohacking advocates proclaim that it could play a major role in a future biotech similar to the one which took place in Silicon Valley and all the enterprises that began in autodidact’s garages (one example that the biohacking advocates usually employ as an argument is the case of Agribiotics Inc, a company founded by a retired researcher on his own garage which ended up sold by a 24,000,000 USD $ value).

Despite of these perspective, most of the scientific comunity considers that biohacking, despite of being an initiative which could ease making society accept molecular biology and the divulgation of all it’s chances, is still far away from becoming a real research alternative due to the studied subjects’ complexity, the aparent lack of formation in may researchers and the lack of standarization on the employed parts.  From the point of view of this blog writers, the dichotomy planted here is fake because, on same way we see on information technologies, we can find many levels (user, professional) on molecular biology); apart from, as we stated before, biohacking’s potentital to divulgate molecular biology is enormous. Another point is that this dichotomy is planted only for the most basical investigation, leaving apart applications developpement, in which these problems, despite of continue existing, are easier to overcome.Preciesly is on the applications developpement problems where synthetic biology can be a really helpful tool thought it parts and chassis standarization philosophy, so with an organism-standarized catalog the circuits design can become something friendly for everyone

References:

http://futurelabcamp.com/

http://wiki.london.hackspace.org.uk/view/Project:Biohacking

http://www.wired.com/magazine/2011/08/mf_diylab/

http://www.intertech.upv.es/pdf/press/070621_ciberpais.pdf (en español)

Biohacking: ¡Hazlo tú mismo!

A pesar de ser un campo naciente y todavía pendiente de consolidación (no en vano las tecnologías de obtención y análisis masivo de datos sobre la secuencia así como la caracterización de redes metabólicas que se emplea para el modelado son relativamente recientes), la biología sintética se halla en posición de influir en diversas ramas y movimientos sociales como en el caso que nos ocupa.

El biohacking nació a principios de la década pasada casi paralelamente a la biología sintética (el primer encuentro abierto de biohackers se llevó a cabo en marzo del 2000) con un planteamiento firme y radical: la consideración de que la actual estructuración de la investigación en biología molecular en grandes universidades y empresas es nociva para el avance y democratización del conocimiento. Por ello, los biohackers o “genetistas de garaje” reivindican otro tipo de investigación. Estos investigadores son en su mayoría profesionales que se aburren de la investigación ordinaria, aunque también incluyen autodidactas que no se dedican profesionalmente a la biología molecular pero que sin embargo en su afán de aprender han decidido embarcarse en una empresa regida por dos principios básicos: el afán artesano y el “do it yourself” (no en vano muchos de los equipos del laboratorio y reactivos así como los protocolos son elaborados por los propios usuarios llegando a montar laboratorios enteros por costes irrisorios, como se puede ver en el equipo de pcr casero abajo de futurecamplab.com) y la colaboración abierta: la licencia Creative Commons es ubicua, todo se comparte y todos opinan para mejorar.

Imagen

Casi todas estas investigaciones toman como base E.coli (aunque muchos otros organismos se han hecho un hueco en estas investigaciones)  llegándose a hallar todo tipo de investigaciones: obtención de biocombustibles, métodos de diagnóstico de enfermedades del metabolismo del hierro, bacterias capaces de detectar la presencia de melanina e incluso vacunas. Debido a estas enormes posibilidades muchos de sus entusiastas proclaman que el biohacking podría tener un papel importante en un futurible boom de las tecnologías biológicas  comparable al que acaeció con Silicon Valley y todas las empresas que surgieron en garajes de autodidactas (uno de los ejemplos que los defensores del biohacking suelen emplear a modo de argumento es el caso de Agribiotics, una empresa fundada por un investigador retirado en el garaje de su casa que acabó siendo comprada por un valor de 24.000.000 USD $).

A pesar de todas las perspectivas que presenta, el grueso de la comunidad científica considera que el biohacking a pesar de ser una iniciativa que puede favorecer el apoyo de la población a los estudios de biología molecular y divulgar sus posibilidades,  todavía anda lejos de poder ser una alternativa real a la investigación, debido a la complejidad de los sujetos de estudio, la aparente falta de formación de los investigadores y la falta de estandarización de las partes utilizadas. En opinión de quienes escribimos el blog, la dicotomía planteada es falsa ya que del mismo modo que con las tecnologías de la información pueden existir distintos niveles (usuario, profesional) con la biología molecular, amén que el potencial del biohacking para acercar al grueso de la población la biología molecular tal como se ha dicho antes en inmenso. Sin contar que la dicotomía se plantea únicamente en el plano de la investigación más básica, dejando de lado el desarrollo de aplicaciones, en donde los problemas de biohacking a pesar de seguir existiendo, son más soslayables. Precisamente, en la gran mayoría de los inconvenientes del desarrollo de aplicaciones es  donde la biología sintética puede ser una disciplina de gran ayuda mediante su filosofía de estandarización de chasis y partes de modo que con un catálogo más o menos estandarizado para cada organismo, el diseño de circuitos sea algo asequible para todo el mundo.

Referencias:

http://futurelabcamp.com/

http://wiki.london.hackspace.org.uk/view/Project:Biohacking

http://www.wired.com/magazine/2011/08/mf_diylab/

http://www.intertech.upv.es/pdf/press/070621_ciberpais.pdf (en español)

 

iGEM: why of all this

Despite of our wish for do not having an ending date for our blog (at least initially) so we could share our passion for debates and divulgation, denying that this blog has no reason for existing apart from those which were mentioned before would be totally fake. We can’t deny that, despite of our intention, this blog was born with a predestinantion charge: to serve as a main feature to the human practises for our project for the next iGEM contest .

El logotipo de la competición

iGEM (acronym for International Genetic Engineering Machine) it’s an initiative born in 2003 during the students’ Independent Activities Period in which five teams of students compited in order to make blink cells. In 2004 the competition grew to a contest in which took part 5 different universities from the USA, reaching the international expansion in 2005.

In the following years, the number of participating universites and different functions implemented on the organisms grew so unexpectedly quick that nowadays, near 160 teams from universities from all around the world take part on the competition. On the other side, the number and vareity of applications and circuits designed during the history of the contest till the present day is as big as growing of the contest: bacteria able to detect arsenium in water, Escherichia Coli capable to produce banana or peppermint scents when they detect certain cheimcals on the media or yeast colonies which could act as screen pixels, only to mention some examples. Almost everything has been seen in the contest. Despite of this variety, there a concept which vertebrates every project’s nature: standarization.

At the iGEM projects it’s not enough to copy, cut and paste genes in the random way that classical  genetic engineering does: the engineering approach rules (not in vane, the competition’s director is an Apple ex-engineering) and as important as cutting, copying and pasting the DNA fragment, is to know what does exactly, know with which other fragments can work better, see working optimals and, ultimately, create a parts catalog which eases the job and make genetic engineering a real engineering in which anyone is able to switch parts and reach to desing living beings de novo.

This contest, depsite of its competitive nature, has been the media through which everyone who’s taking part on our project has heard about synthetic biology and alll the chances it offers (not in vane, the organization considers this is the main objective of the contest) but it’s also the way to begin having a real contact with the discipline: designing the synthetic biology, taking care of all the related features (reseach and developping the applications, designing gene circuits, modelizing the circuit as a metabolic network using systems biology techniques) including some features as mundane as searching fundings or bioetich debate, allowing us to present the results on the jamboree, either in the european phase or, if everything works and we have convinced the judges at MIT .

Thus, linking with our intentions declaration, we want you to take part with us, even if you only do so snooping around and asking questions.

More information:

http://igem.org/Main_Page

http://openwetware.org/wiki/Main_Page

http://partsregistry.org/Main_Page

iGEM: El por qué de todo esto

A pesar de que, al menos en un principio, deseamos que este blog no posea fecha de caducidad y queremos compartir el debate y el gusto por la divulgación indefinidamente, negar que este blog no posee otro objetivo aparte de los anteriormente citados sería falaz y falso. No podemos negar que este blog, a pesar de nuestra intención, ha nacido con una carga de predestinación: servir de columna vertebral para los aspectos más sociales de nuestro proyecto para la próxima edición del certamen iGEM.

El logotipo de la competición

Las siglas iGEM (del inglés International Genetic Engineering Machine, algo así como máquina de ingeniería genética internacional) fue una iniciativa nacida en el seno del MIT en el año 2003 (con la biología sintética naciendo como disciplina) durante su IAP (Independent Activities Period) en el cual los estudiantes compitieron diseñando circuitos genéticos que tuviesen por objetivo hacer parpadear a unas bacterias. Al año siguiente esta competición creció para dejar paso a una competición entre equipos de unas 5 universidades, llegando a la expansión internacional en el 2005.

En los posteriores años, tanto el abanico de universidades como de funciones adicionales implementadas sobre los organismos crecieron de un modo insospechado hasta llegar a la actualidad en la que cerca de 160 universidades de todos los rincones del globo participan en el certamen. Por otro lado, el numero y variedad de aplicaciones presentadas hasta la fecha en el concurso es tan grande como el crecimiento del mismo: bacterias capaces de detectar el arsénico del agua, Escherichia Coli capaces de emitir aromas de plátano o menta al detectar ciertas sustancias en el medio o colonias de levaduras capaces de actuar como los píxeles de una pantalla  sólo por citar varios ejemplos. Prácticamente se ha visto de todo en este certamen. A pesar de ello, existe un concepto que vertebra la naturaleza de todos los proyectos: la estandarización.

En los proyectos no es suficiente con copiar y empalmar genes de modo azaroso tal y como se viene realizando en los experimentos más clásicos de biología molecular desde mediados del siglo pasado: el enfoque ingenieril prepondera (no en vano el director de la competición es un ex ingeniero de Apple) y tan importante como cortar, copiar y pegar el fragmento de DNA, es saber que hace con exactitud, saber con qué otros fragmentos puede funcionar mejor, ver óptimos de funcionamiento y en definitiva, crear un catálogo de partes que facilite el trabajo y haga de la ingeniería genética una auténtica  ingeniería en la que poder intercambiar pieza y llegar a diseñar seres vivos de novo.

Este certamen en cuestión, a pesar de su naturaleza competitiva, nos ha sido el medio por el que todos los que participamos hemos oído hablar de la biología sintética y sus múltiples posibilidades (no en vano los responsables del certamen consideran que este es el principal objetivo del mismo), sino que además es el medio mediante el cual comenzar a tener un auténtico contacto con la disciplina: diseñar un proyecto científico de biología sintética, ocupándonos de todos los aspectos relacionados (búsqueda y desarrollo de la aplicación, diseño del circuito genético, modelización del mismo en forma de redes metabólicas recurriendo a la biología de sistemas) incluyendo algunos tan mundanos como la búsqueda de financiación o el debate bioético y permitirnos exponer los resultados en el certamen ya sea en la fase europea o, si todo funciona y ha convencido a los jueces, en el  mismísimo MIT.

Por ello, entroncándolo con nuestra declaración de principios, queremos que participéis con nosotros; aunque sólo sea curioseando y formulando preguntas.

Más información:

http://igem.org/Main_Page

http://openwetware.org/wiki/Main_Page

http://partsregistry.org/Main_Page

Where will synthetic biology lead us?By Michael Specter

http://www.newyorker.com/reporting/2009/09/28/090928fa_fact_specter

Aunque ya han pasado unos años desde su publicación, este artículo de Michael Specter en The New Yorker cuenta de una manera muy interesante los inicios de la Biología Sintética y nos hace reflexionar sobre las implicaciones éticas que esta disciplina lleva consigo; más en concreto, el papel que ha jugado en la producción de artemisinina, un fármaco contra la malaria que ha ayudado a salvar millones de vidas.

Tal y como se plantea en este artículo, ¿podemos afirmar que a día de hoy estamos más cerca de ser capaces  de reprogramar organismos a nuestra medida? ¿Ha mejorado la estandarización la eficiencia de la Ingeniería genética, o todavía queda mucho camino por andar para ello?

Although it has been a few years since its publication, this article by Michael Specter in The New Yorker describes in a very interesting way the beginnings of Synthetic Biology and makes us think over the ethical aspects that this discipline implies, more specifically, he narrates the role Synthetic Biology has played in the production of artemisinin, a malaria drug that has helped save millions of lives.

As proposed in this article ¿Can we affirm nowadays we are closer to be able to reprogram organism at our will to perform completeley new functions?¿Has Synthetic Biology improved the efficiency of genetically engineering, or is there still a long way to walk?

Introduction and intentions declaration

Before we begin with the ordinary posts, there’s a thought from all the people from our team we’d like to share with you: we live in a thrilling world, there’s no doubt about it. We’ve evolved to be conscious of this fact and get amazed with the patterns we found in nature. One way or another, knowledge makes us feel comfortable, no one doubts this. Science, the most accurate tool we have to reach this knowledge, despite not being perfect due to its asymptotic approach, it’s an incredibly powerful tool. And it’s powerful in two different ways.

Science’s strength comes from two different approaches because it’s does not only unweave the rainbow giving us answers about the universe with a growing accuracy, but also these answers come with a present in the shape of control above the studied phenomena (which can be more or less limited depending of the phenomenon) like if it was a fire brought to us by a (modern) Prometheus. Answers always come with that possibility, which is no exent of risk, and, on the profits and benefits of this new chances, we build that construct we call society. Much of what we are nowadays is due to science and it’s daughters, the engineering and the technique. It happened ten thousand years ago when we began taming species for agriculture. And it’s happening right here and right now.

Almost sixty years ago, in a lab from Cavendish Institute, James Watson and Francis Crick gave birth to one of the most successful hits in modern science history: finally all the information that configures all the beings at the biosphere had a chance to be understood and in consequence, try to be controlled. It’s a hard enterprise of growing complexity that perhaps will never reach to an end, but we will never be able to say that this enterprise was a failure at all, as all the genetic engineering-derived applications prove us. As the synthetic biology proves us.

Thereby, synthetic biology stands as the next step in chances of biological information control:it means stop searching blindly at the seas of information that conform the species’s genomes to, using all our accumulated knowledge about genes,designing programming  circuits which allow us to take profit from all the biosphere’s versatility in order to solve many of the problems that menace us.

As we said before, science fascinates us  and so does everything we can do with it. But it’s true these chances have risks at many levels, despite of which, science stands as our best tool. Because of this, we expect to make this blog become a place where we can share our enthusiasm and offer some thoughts about the wonderful chances that are coming.

Enjoy the trip!

Introducción y declaración de principios.

Antes de comenzar con los posts ordinarios, quisiéramos compartir con los aquí presentes un pensamiento común a los participantes en este proyecto: vivimos en un mundo vibrante, no hay duda de ello, Y hemos evolucionado para ser conscientes de este hecho y maravillarnos ante patrones y pautas halladas en la naturaleza. De algún modo u otro, saber nos reconforta, nadie lo duda. La ciencia, la aproximación más fiable de la que disponemos los humanos para obtener conocimiento, aunque tenga sus limitaciones por su naturaleza de aproximación asintótica a la realidad, es una herramienta increíblemente poderosa. Por partida doble.

Su fuerza viene por partida doble debido a que la ciencia no se limita únicamente a destejer el arco iris y dar respuestas cada vez más precisas a las preguntas sobre la naturaleza del universo que nos rodea, sino que además estas respuestas vienen acompañadas con un regalo en forma de control (más o menos limitado según los casos) sobre el fenómeno estudiado, como si del fuego traído por un (moderno) Prometeo se tratase. Las respuestas siempre conllevan esa posibilidad y en su aprovechamiento (no exento de riesgos) erguimos gran parte de ese constructo al que llamamos sociedad, gran parte de lo que somos lo somos gracias a la ciencia y sus hijas la técnica y la ingeniería. Pasó hace diez mil años cuando comenzamos a domesticar especies para agricultura y está sucediendo, aquí y ahora.

Hace casi 60 años en un laboratorio del Instituto Cavendish, James Watson y Francis Crick dieron lugar a uno de los hitos de la ciencia moderna, a partir de este punto todo cambió: la información que configuraba a los entes de la biosfera, al fin tenía una oportunidad de ser comprendida y en consecuencia, intentar ser controlada. Se trata de una empresa ardua y de creciente complejidad que tal vez nunca veamos finalizada, pero nunca supondrá un fracaso: prueba de ello son las aplicaciones derivadas de la ingeniería genética. Y la biología sintética.

De este modo, la biología sintética se yergue como el siguiente paso  en la posibilidad del control que sobre: supone dejar de tantear a ciegas el maremagno de información que conforma el genoma de una especie para, basándonos en todo nuestro conocimiento acumulado sobre los genes, diseñar circuitos de comportamiento programable que nos permitan aprovechar la gran versatilidad de la biosfera para solventar muchos de los problemas que nos acucian, difuminando la barrera entre el ser vivo y la máquina.

Tal y como hemos dicho antes, nos fascina la ciencia y nos maravilla todo lo que podemos lograr con ella, pero también es cierto que su aprovechamiento conlleva sus riesgos a muchos niveles, a pesar de los cuáles no deja de ser nuestra mayor herramienta. Por ello esperamos convertir este blog en un espacio en el que compartir nuestro entusiasmo por el campo y ofrecer reflexión sobre sus posibilidades y aprovechamiento.

Disfrutad del viaje.